Qué ver en Marsella

Marsella es la segunda ciudad de Francia en población (con más de ochocientos mil habitantes) y la capital de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, la situada más al sureste del país, ya en la frontera con Italia.

Sin embargo, no suele salir en las listas de ciudades más bonitas de Francia. Y la verdad es que después de visitarla, Marsella me ha parecido una ciudad de lo más interesantes y agradable, con una zona portuaria realmente incomparable que es, sin duda alguna, el verdadero corazón de Marsella.

Por si fuera poco, Marsella se ubica a solamente unas 5 horas de coche de Barcelona, de manera que dedicarle un fin de semana largo me parece una opción de lo más interesante. O combinándolo con otros lugares del sur de Francia, que no son pocos los que aglutinan un enorme atractivo, incluidos Nimes o Perpignan.

E incluso el acceso aéreo resulta en la actualidad de lo más fácil. Los vuelos Lowcost de Ryanair acercan Marsella a menos de hora y media de vuelo de Madrid, Sevilla, Valencia, Santiago de Compostela o Málaga, entre otros orígenes.

Después de visitar Marsella nos vamos con dos ideas clarísimas: la primera es que debe de tratarse de una de las ciudades más infravaloradas de Francia para los viajeros españoles. Creedme si os digo que la ciudad merece mucho la pena. Y segundo, que las escasas 30 horas que dedicamos a visitar Marsella resultan absolutamente insuficientes.

Mínimo hay que dedicarle una segunda jornada entera, además de un tercer día para visitar el Parque Nacional de Les Calanques, situado unos pocos kilómetros al norte de Marsella.

En definitiva, que nos tocará regresar a Marsella, segurísimo.

En este artículo os vamos a contar qué ver en Marsella en 1 o 2 días, aunque ya os digo que no disponer de esta segunda jornada por completo, impidió que pudiéramos conocer algunos de los lugares imprescindibles de Marsella.

Qué ver en Marsella

DOCUMENTACIÓN PARA VIAJAR A FRANCIA.

CIUDADANOS DE LA UE. Podéis viajar dentro de los límites de la UE y zona Schengen sin restricciones, enseñando únicamente vuestro DNI si tenéis que tomar un avión.

CIUDADANOS DE FUERA DE LA UE Y ZONA SCHENGEN. Comprobad en la Embajada de Francia de vuestro país de origen si estáis exentos de VISA (Visado Schengen) y podéis entrar a Francia únicamente con el pasaporte. Está previsto que a finales de 2022 o principios de 2023 se instaure el permiso ETIAS, que será necesario para todos los viajeros que están exentos de necesidad de obtener Visado Schengen (similar al permiso ESTA de Estados Unidos).

DÓNDE DORMIR EN MARSELLA.

La foto anterior, la del Viejo Puerto, está tomada desde la habitación del hotel. Para que veais un poco la ubicación.

RADISSON BLU MARSEILLE VIEUX PORT. Pocos lugares se me ocurren con mejor situación que este fantástico hotel situado en pleno Puerto Viejo, que es el alma de la ciudad y donde se ubican la mayoría de lugares de interés que ver en Marsella. Las habitaciones familiares son muy amplias y confortables y el desayuno, espectacular.

No os recomiendo, sin embargo, que cenéis en su restaurante. Cenamos ahí y no fue un acierto. El Puerto Viejo está lleno de lugares con encanto donde cenar mucho mejor.

Aparcamos en el Parking Indigo Vieux Port La Criée, a dos minutos a pie del hotel.

Alojamiento en Marsella

FREE TOUR POR MARSELLA

Una muy buena manera de empezar a visitar Marsella es hacerlo de la mano de un free tour en español. Se programa casi todos los días por la mañana y debe reservarse gratis aquí.

El recorrido empieza en el Viejo Puerto, que es donde están buena parte de los lugares de interés que ver en Marsella. A lo largo de dos horas y media conoceréis la importancia de Marsella como ciudad, además de visitar sus lugares más importantes incluyendo el Barrio Le Panier, el más bohemio.

Free tour en Marsella

MARSELLA CITY PASS

Si sois de los que os gusta visitar los museos y monumentos, comprar la Marseille City Pass puede resultar unamuy buena opcíón (se adquiere aquí y se recoge en la Oficina de Turismo, a 3 minutos del Puerto Viejo).

Con la Marseille City Pass se incluye todo el transporte público, así como el ferry al Castillo de If y la entrada al Castillo de If. También la utilizamos para visitar el MUCEM o para tomar el trenecito que sube a Notre Dame de La Garde y que parte del mismo puerto. Una ventaja es que si adquirís la de 24 horas, por ejemplo, son 24 horas completas.

Si empezáis a usarla a las 16.00 horas, la podréis utillizar hasta las 16.00 del día siguiente.

Marseille City Pass

QUÉ VER EN MARSELLA EN 10 VISITAS IMPRESCINDIBLES

PUERTO VIEJO DE MARSELLA

Empezamos nuestra visita a Marsella por su más importante polo de atracción: el Vieux Port o Puerto Viejo de Marsella. Verdadero corazón de la ciudad, la mayoría de lugares de interés que ver en Marsella se ubican en los alrededores de este maravilloso puerto que os aseguro que no tiene parangón en todo el Mediterráneo.

Puertop de Marsella

El Vieux Port se abre de forma natural al oeste y está formado por un triple muelle: el Quai du Port, el Quai de Rive y el Quai des Beiges, que es el que los une.

Al sur, el Viejo Puerto se cierra con el Fuerte de Saint Nicolás. Al norte, con el Fuerte de Saint Jean. Por lo visto, en época medieval, unas enormes cadenas que unían ambos fuertes, cerraban el acceso al puerto.

Desde primera hora de la mañana, cuando se abre el diario mercado del pescado, hasta altas horas de la noche, cuando las tabernas y terrazas del Puerto Viejo permanecen abiertas, el Puerto Viejo de Marsella es un continuo bullicio. Probablemente pasaréis aquí buena parte de vuestro día en Marsella.

Desde el Puerto Viejo parten, también, los barcos al Castillo de If y al Parque Natural de de Les Calanques. Y en su perímetro encontramos algunos de los edificios más elegantes que ver en Marsella, como el Hotel de Ville o Ayuntamiento o la iglesia de San Ferreol.

Ayuntamiento Marsella

Del Quai des Beiges parte la vía más elegante y señorial de Marsella, La Canebière. Aquí se ubica la Oficina de Turismo de Marsella, donde os proporcionarán un buen plano.

Puerto Viejo Marsella

Puerto Viejo Marsella

ABADÍA DE SAN VÍCTOR Y FOUR DES NAVETTES

Como os decía, la mayoría de lugares que ver en Marsella se encuentran muy próximos al Vieux Port. Tomamos ahora Rue Robert, junto al Radisson Blu donde nos alojamos, para buscar la Abadía de San Víctor.

Con sus regias paredes y sus torres almenadas, por momentos creemos que se trata de otra fortaleza. Pero no.

San Víctor tiene su origen en la capilla que fundara en el siglo V Saint Jean-Cassien, tras llegar de Egipto, justo en el lugar donde se encontraban las tumbas de San Víctor y otros mártires de la iglesia. Está considerada como una de las iglesias más antiguas de Francia y una joya del Románico en La Provenza.

Abadía San Víctor Marsella

En la cripta se puede visitar parte de la antigua necrópolis, que contiene varios sarcófagos cristiano primitivos. Echamos un vistazo más o menos rápido, porque es domingo por la mañana y están oficiando misa.

Ni a dos minutos nos acercamos a Four des Navettes. Aquí se elaboran desde hace muchísimo tiempo, las célebres Navettes, unos pastelitos a base de harina tamizada, con sal y azúcar glaseado. Simbolizan la llegada por vía marítima de San Lázaro, Santa María Magdalena y Santa Marta a la cercana población de Saintes Maries de la Mer, hace casi dos milenios.

Abadía San Víctor Marsella

FUERTE SAN NICOLÁS

Regresamos sobre nuestros pies, para volver a pasar por delante de Saint Víctor. Rue Sainte nos lleva hasta los pies del Fuerte de San Nicolas, que se alza en la dársena sur del Vieux Port.

Antes, justo enfrente de Saint Víctor nos permite disfrutar de una vista preciosa del Puerto Viejo, con un segundo puerto deportivo, más pequeño en primer plano.

Fuerte de San Nicolas

Esta fabulosa ciudadela de Saint Nicolás fue alzada por orden de Luís XIV durante la segunda mitad del siglo XVII. Por lo visto, la idea principal no era defender la ciudad de posibles invasores si no controlar a la propia población, que ya por aquel entonces era considera proclive a la rebeldía.

Está considerada como una maravilla de la arquitectura militar, aunque el Boulevard Charles Livon cortó por la mitad la célebre fortaleza.

Fuerte de San Nicolas Marsella

MUSEO DEL JABÓN DE MARSELLA

Regresamos al Port Vieux, para visitar un lugar que no puede faltar en ningún viaje a Marsella. Me refiero al Museo del Jabón, ubicado en el número 25 de Quai de Rive Neuve. Pertenece a la Savonnerie Marseillaise de la Licorne, que veréis que tiene tiendas por toda la ciudad.

Si Marsella es conocida en el mundo entero es por su célebre jabón elaborado con aceites vegetales, que en su tiempo dio trabajo y prosperidad a buena parte de los marselleses.

Jabón de Marsella

Probablemente en la actualidad, el jabón de Marsella se haya convertido en algo así como un souvenir o un reclamo turístico, pero la verdad es que merece la pena visitar este pequeño Museo del Jabón (veinte minutos serán suficientes, es muy pequeño), donde aprenderemos un poco acerca de casi milenaria historia y de cómo se fabricaba artesanalmente.

Además, por un pequeño suplemento, podemos decorar nuestro propio jabón. Creo que se trata de una bonita, aunque sencilla, actividad. Y el resultado, un bonito regalo que llevarse a casa.

Museo del Jabón de Marsella

museo del jabón de marsella

MERCADO DEL PESCADO

Seguimos rodeando al Puerto Viejo para visitar otro de los lugares imprescindibles que ver en Marsella. Me refiero al Mercado del Pescado que se celebra en el Quai des Beiges.

Pensábamos que igual no había mucha actividad por ser domingo, pero allá están casi una decena de pescadores que han abierto parada para vender pescado fresco del día. El mercado, que abre diariamente entre las 08.00 y las 13.00 es todo bullicio, como no podría ser de otra forma, aunque los turistas somos mayoría.

Quizá algunos de los chef de los distintos restaurantes del Puerto Viejo obtengan aquí la materia prima para elaborar la Sopa Bullabesa, el pato más típico que debéis comer en Marsella y que se elabora con pescados de roca.

Mercado del pescado de Marsella

Mercado del pescado de Marsella

FUERTE SAINT JEAN Y MUSEO DE LAS CIVILIZACIONES DE EUROPA Y DEL MEDITERRÁNEO

El Quai du Port, la parte norte del Puerto Viejo, se cierra con el Fuerte Saint Jean, uno de los edificios más monumentales que vais a visitar en Marsella. En la actualidad está unido con el Museo de las Civilizaciones del Mundo y del Mediterráneo, que se inauguró en 2013, cuando Marsella fue designada como Capital Europea de la Cultura. La entrada a ambos espacios está incluida en la Marseille City Pass.

Aunque no quede mucho de aquella primera época, el Fuerte Saint Jean fue la comandancia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. De aquí partían los caballeros destinados a defender los santos lugares de Tierra Santa allá por el siglo XII, durante las Cruzadas.

Saint Jean Marsella

La Torre Cuadrada que vemos en la actualidad es posterior, del siglo XV. El Rey René mandó edificarla después del ataque de las tropas aragonesas. Y una torre de base circular, hoy restaurándose, es aún posterior, ya del XVII.

Ni que decir que Fort Saint Jean ha desempeñado todo tipo de funciones, incluida la de cárcel. Sin embargo, junto al adyacente Museo de las Civilizaciones del Mundo y del Mediterráneo, forma en la actualidad uno de los polos culturales más importantes que ver en Marsella.

Fuerte Saint Jean Marsella

El Museo de las Civilizaciones del Mundo y del Mediterráneo o simplemente MUCEM, es una maravilla donde el continente resulta tanto o más atractivo que el contenido. Fue diseñado por el arquitecto galo Rudy Ricciotti y ocupa una gran explanada donde se ubicaba el antiguo muelle J4.

Una gran pasarela sobreelevada une Fort Saint Jean con el MUCEM, mientras una segunda pasarela lo conecta con la iglesia Saint-Laurent y el Barrio del Panier. La primera de ellas nos lleva a la terraza, desde donde se obtienen unas fabulosas vistas de la ciudad de Marsella, incluyendo la Catedral que queda bastante cerca.

Qué ver en Marsella

Qué ver en Marsella

Qué ver en Marsella

Catedral de Marsella

¿Y qué encontramos en este museo? En el primer piso, una exposición permanente que hace referencia a las distintas civilizaciones que han colonizado el Mediterráneo. Y en el segundo piso, varias exposiciones temporales. La titulada VIH/sida, l’épidémie n’est pas finie, activa hasta el 2 de mayo, nos recuerda lo que ha sido y sigue siendo la epidemia del HIV.

CATEDRAL DE MARSELLA

Nos dirigimos ahora a la muy cercana Catedral de Santa María la Mayor, probablemente el templo más importante que ver en Marsella.

Se trata de un templo de estilo neorrománico-bizantino, construido durante la segunda mitad del siglo XIX. Eso sí, la catedral fue alzada en el mismo lugar donde ya se erigieron varios templos desde el siglo V. El último, la conocida como Catedral Vieja, que era románica y fue demolida en 1840.

Catedral de Marsella

Esta Catedral resulta realmente sorprendente por su diseño, tan apartado de las habituales catedrales góticas de la Ille de France. En la fachada destacan sendas torres culminadas por cupulillas, que se alzan hasta los 60 metros de altura. El interior, de tres naves y de predominio neobizantino, es enorme, ya que la iglesia tiene 142 metros de largo, con deambulatorio por detrás del Altar Mayor.

Catedral de Marsella

LE PANIER Y VIEJA CARIDAD DE MARSELLA

Desde la Catedral de Santa María la Mayor accedemos al muy cercano barrio Le Panier, el más bohemio y alternativo de la ciudad y otro de los lugares que ver en Marsella de forma imprescindible.

La multiculturalidad es la norma en este barrio marsellés, meca también del arte urbano y poblado por decenas de restaurantes y terrazas. Aunque un día fue el hogar de armadores y pescadores, ahora lo es más bien de artistas, como lo atestiguan los varios talleres existentes en el barrio.

Aprovechamos para almorzar en este mismo barrio, aunque algo apresuradamente, porque se nos hecha la tarde encima y aún tenemos algunas visitas que realizar.

Lugares que ver en Marsella

Barrio Le Panier Marsella

En este mismo barrio hay que echar, ni que sea un vistazo, a la Vieille Charité. Fue edificada a finales del siglo XVII con la idea de acoger a los más desfavorecidos. Luego, claro está, desempeñó todo tipo de funciones, incluyendo la de hospicio y cuartel militar.

Sin embargo, en la actualidad la Vieja Caridad es otro de los más importantes polos culturales de Marsella. Incluye varios museos, como el de Arqueología Mediterránea o el de Artes Africanas, Oceánicas y Amerindias.  

la Vieille Charité de Marsella

Vieille Charité de Marsella

BASÍLICA DE NOTRE DAME DE LA GARDE

La tarde se nos echa encima. Sin embargo, antes de que anochezca, queremos subir a la colina donde se ubica otro de los lugares que ver en Marsella de forma obligada: la Basílica de Notre Dame de la Garde.

El trenecito que parte del Quai du Port (y que está incluido en el Marseille City Pass) nos permitirá acceder a lo alto la colina que domina la ciudad desde los casi 150 metros de altura. Desde luego, también podéis subir a pie, aunque ya os aseguro que el pendiente es muy pronunciado.

Petit train marseille

Desde lo alto de la colina se disfruta de las mejores vistas de Marsella y también de las islas que quedan junto a la gran ciudad, con la Isla de If y la de Frioul en primer término. No es de extrañar de que se trate de uno de los lugares preferidos por los marselleses, donde ver caer el sol cada tarde.

Vistas Notre Dame de La Garde

Al igual que pasa con la Catedral, este lugar ha sido ocupado por varias iglesias. La actual, también neobizantina, es de la segunda mitad del siglo XIX. Es decir, coetánea de la catedral. Junto a este y la Basílica Saint Víctor, forma la triada de lugares religiosos imprescindibles que ver en Marsella.

Notre Dame de la Garde está ornamentada con mosaicos neobizantinos. Y su torre, culminada con la imagen dorada de la Virgen María, de 11 metros de altura.

Notre Dame de La Garde

Tras visitar Notre Dame de la Garde, fue momento de regresar al Vieux Port y deambular sin más, dejando pasar el tiempo antes de que llegara la hora de cenar. Al día siguiente aún nos quedaba una última visita: el Isla y el Castillo de If.

Notre Dame de La Garde

ISLA Y CASTILLO DE IF.

Las embarcaciones que parten durante todo el día en dirección a la cerca Isla de If (ni menos de 30 minutos de trayecto) parten del Puerto Viejo de Marsella. Juste de la esquina formada por el Quai de Rive Neuve y el Quai des Belges.

Tanto la embarcación como la entrada al Castillo de If están incluidos dentro de la Marseille Pass. Sin duda, se trata de la excursión número 1 desde Marsella, de manera que la vais a hacer sí o sí, siempre y cuanto le dediquéis algo más que una jornada a esta ciudad.

En esta pequeña isla de If se alza el castillo homónimo. Además de la importancia histórica del lugar, el Castilo de If es popular porque fue el lugar elegido por el novelista Alejandro Dumas como prisión para una de sus obras más conocidas: El conde de Montecristo.

Castillo de If

Castillo de If de Marsella

El Castillo de If fue construido en 1527 por orden de Francisco I de Francia, muy pocos años después de que Marsella fuera asediada por las huestes de Carlos III de Borbón, que estaba al servicio del emperador Carlos I de España. Y ya de paso, la fortaleza servía para controlar a los mismos marselleses.

La visita al Castillo de If se completa en menos de una hora. El castillo, al fin, es pequeño y aunque tenga tres pisos, la mayoría de estancias están vacías. Eso sí, las vistas desde su torreón, con la ciudad de Marsella al fondo, merecen la pena.

Castillo de If de Marsella

Castillo de If de Marsella

Nos quedamos con ganas de más: visitar algunos de sus museos, disfrutar con más calma de sus restaurantes y tabernas, acercarnos hasta el hermoso y escénico Palais Longchamp,… Hay mucho que ver en Marsella y día y medio resulta un tiempo demasiado escaso.

Es por ello que nos vamos de aquí con dos cosas claras: que Marsella merece mucho la pena, siendo una de las grandes desconocidas de Francia; y que regresaremos más pronto que tarde para seguir conociéndola y para visitar el muy cercano Parque Natural de Les Calanques.

Suscríbete al blog


Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace al pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de newsletters. Al hacer clic a continuación para suscribirte, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtén más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

¿Qué te ha parecido el artículo?


5 de 5.0 (4)

Comentarios:

6 comentarios en “Qué ver en Marsella, la segunda ciudad de Francia.


Tania Sanchez
2 de mayo de 2022

Pues somos de Girona y no la conocemot, de manera que visitar Marsella puede ser un muy buen plan. ¿Recomiendas alguna parada más, de subida?
Hracy.

ALEJANDRA CASTRO NUÑEZ
3 de mayo de 2022

Me encanto Marsella estuve una semana cn mis padres, hicimos base alli y recorrimos Avignon , Arles y Aix. Repitiría sin lugar a dudas

Ernesto Fernandez
3 de mayo de 2022

Hola! Viajaremos a la Provenza en junio, durante 8 días desde Barcelona. No habíamos pensado en visitar Marsella, pero con lo que comentas le vamos a dedicar dos noches.
¿Aconsejas dedicar el segundo día a visitar la isla de If o al Parque de las Calanques?
Gracias

Los viajes de Héctor
7 de mayo de 2022

A mi Marsella también me gustó, pero menos que Lyon, por poner un ejemplo.

Quizás el Puerto Viejo y la Catedral de Santa María la Mayor fue lo que más me gustó junto al interior de Notre Dame de la Garde.

El mar estuvo enfurecido así que no pudimos ir a IF.

Viajando A Mi Manera
7 de mayo de 2022

No he estado en Marsella, pero la verdad es que tiene muy buena pinta, especialmente la Catedral, Notre Dame de la Garde y la Abadía de San Víctor (que por cierto, estoy de acuerdo en que parece un castillo).

¿Qué otras ciudades o lugares cercanos recomendais para alargar la visita? ¿Es fácil moverse en transporte público? Gracias

Eva
8 de mayo de 2022

Aún no conozco Marsella y la verdad es que en mi mente siempre pensaba en su conocido puerto. Me ha sorprendido esa parte histórica: la Abadía de San Víctor, los fuertes… ¡Y la Basílica de Notre Dame de la Garde, qué preciosidad! Tampoco conocía la Isla de If, muy interesante, voy a tener que darle más prioridad a conocer esta zona de Francia.

¡Un saludo!
Eva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.